Martín Gurvich: comunicación desde Bélgica – AcercArte: “José Gurvich y el Cerro” en el Espacio Cultural

La Cultura en Tiempos del Coronavirus-    Por RSMC

 El 9 -09-20,  se subió a la página web del Gobierno Departamental la importante exposición “José Gurvich y el Cerro(*)”. Ese consagrado  maestro y artista visual uruguayo- lituano residió durante años  en nuestro país. Su Arte es un legado para  Uruguay y el mundo.  Esta exposición  forma parte del Proyecto “AcercArte del Equipo de Exposiciones de la Dirección General de Cultura”. En la  página web, se ve la muestra y  la presentan las voces en  off  de la Directora General de Cultura Mtra. Celeste Verges,  y del Presidente de la Fundación Gurvich, Martín Gurvich, hijo del artista.  Entrevistamos a Martin Gurvich, quien está en Bélgica,  el pasado 16-09-2020.  Nuestro agradecimiento a Eugenia Méndez, de la Fundación Gurvich, por gestionar esta comunicación.

            La exposición puede visitarse de 9 a 15 h, de lunes a viernes en el Espacio Cultural San José, siguiendo los protocolos sanitarios, hasta la primera quincena de octubre.

www.sanjose.gub.uy  

Personajes del Cerro- 6051- Óleo sobre madera

“Mi padre se enamoró del Cerro y lo pintó de todas las maneras posibles”

 _ Visité esta excelente exposición del Espacio Cultural San José, que difiere de las obras de Gurvich que más conocemos,  aun cuando ya se prefigura lo que pintará después. Siempre siguió los preceptos del Taller Torres García (TTG) al que perteneció, pero comenzó a  tener un lenguaje expresivo propio.

            ¿Cómo fue ese romance o ese amor de Gurvich por el Cerro de Montevideo?

Martín Gurvich: _ A Gurvich le encantó cuando se mudó al Cerro. Vivió toda su juventud en el Barrio Sur y en la Ciudad Vieja de Montevideo. Tenía mucha actividad en la ciudad. Iba a los cafés donde se reunía con sus amigos y otros artistas. En el ’50  y pico, se mudó a la casa  en el Cerro  donde vivía y tenía su taller Gonzalo Fonseca [pintor y escultor uruguayo]. Cuando Fonseca se fue a EE.UU., le dejó su casa-taller a Gurvich. Fonseca siempre quiso que esa casa quedara en manos de artistas. Durante varias décadas eso se cumplió. Vivieron ahí Gurvich, [Adolfo] Nigro, y otros artistas. Ahora, ya no es así.

Mi padre se enamoró del Cerro,  de esa vida semi-rural, y de la gente trabajadora, de otro tipo de público… Pintó al Cerro de todas las maneras posibles. En sus cuadros están sus paisajes urbanos, sus paisajes campestres, sus personajes, el Cerro, la Iglesia, el “Frigorífico Swift”… Mi padre vivió en  la Casa de Fonseca  hasta el ’60 y poco más, cuando yo iba a nacer.

Creaba varias obras a la vez

 En 1962, mi padre y mi madre (Julia Añorga), buscaron otra casa en la misma calle (Colonia, Nº 3286). El Arquitecto Lorente tuvo como primer trabajo la remodelación de esa nueva casa.  Nací en 1963.  Pasé ahí mi infancia.  Mi padre tenía  dos talleres en el Cerro. Uno de cerámica  (hizo mucha escultura en cerámica en el Cerro), y un taller de pintura que  estaba más arriba, con más luz.  Bajaba del taller de pintura al de cerámica. Hacía varios proyectos al mismo tiempo: cuadros, dibujos… Cuando “se bloqueaba” en uno, pasaba al otro. Siempre estaba creando. Tenía mucho para compartir…

Almuerzo en el Cerro -1963- Óleo sobre tabla

Series: Los Almuerzos, Las Parejas, Las Playas del Cerro…

Hizo series con temáticas del Cerro como “Los Almuerzos”, “Las Parejas”, “Las Playas del Cerro”, “Los Bañistas”.

_ El Frigorífico Swift tenía que estar…

_ Sí. Fue muy emblemático durante muchos años en el Cerro. Desgraciadamente sigue estando ahí, pero en muy mal estado. Ni se restaura, ni se demuele…

_ En estos cuadros ya aparecen figuras redondeadas, algunas líneas curvas, que después poblarán sus obras futuras…

_ Sí. Son obras que se van desprendiendo de la ortodoxia del Taller Torres García. Los colores ya cambian un poco. Los personajes son diferentes…

 

Tres fases  de  su obra

             Gurvich tiene tres etapas bien diferentes. La primera, se inicia en 1944, en el TTG, y se extiende hasta 1949, cuando falleció el Maestro Joaquín Torres García. Fue su etapa de estudiante, en la que absorbió todas las enseñanzas de Torres García. Pintó muchas  naturalezas muertas, paisajes y obras constructivas.

Luego viene la segunda  etapa (1950 al 1963, aproximadamente), en la que Gurvich es un profesor del Taller Torres García, impartiendo las enseñanzas de su maestro a otros artistas. A fines de la década del ’50, si bien seguían el lenguaje del Universalismo Constructivo de Torres García,  los de Gurvich eran constructivos muy distintos a los de Torres. Encontró su propia voz: los colores, las formas, el dinamismo… Las enseñanzas de Torres están, pero no explícitamente.

Abrazo s.fecha Lápiz sobre papel

“Los mundos fantásticos de Gurvich”…

_ La tercera etapa de Gurvich sería de la década del ’60 en adelante…

_ Los últimos diez años de Gurvich, fueron muy productivos en cantidad y originalidad de su obra. En ella se distingue de muchos otros artistas del TTG. Es la etapa de “Los mundos fantásticos de Gurvich”.

_ Hay en ella mucha imaginación y colorido. Aparecen la espiral, las líneas curvas… Ya se anticipa ese cambio en la muestra del Espacio Cultural en los abrazos y otros cuadros.  Se verán en obras futuras, otros abrazos después de parejas que vuelan. Estoy pensando por ejemplo en su pintura “Janucá”, fiesta de las luces del pueblo judío [s/f- óleo sobre tela 81 cm x 102cm]. Muchos dicen que en esa  (y otras de sus obras)  recibió influencias de los artistas Brueghel, el Bosco y aun de Joan Miró… Algunas de esas pinturas de la tercera etapa, hay que mirarlas con detenimiento, por la multiplicidad de figuras o partes de figuras que tienen colores vivos. Es un micromundo…

_ No soy experto en temas religiosos, pero Janucá es la fiesta en la que los pueblos alumbran las antorchas y hacen una procesión, por eso es la “Fiesta de las Luces”. Mi padre la pintó de muchas formas, es una serie bastante grande.

En la etapa del Cerro, a pesar de ser un período aún constructivista de los años ’50 y comienzos de los ’60, ya esboza como dijimos su originalidad. Los paisajes y personajes del Cerro son muy “gurvichianos”.

_ ¡Así es! Se puede identificar su impronta. Felicitaciones, porque nos da “otros mundos” de este artista, que no conocíamos.

            Cuando él estuvo en el kibutz Ramot Menashé en Israel, eso lo marcó…

_ El primer viaje [fines del ’50], ya lo había marcado,  pero el segundo, en el que fue con mi madre y conmigo en 1964, fue definitivo el cambio en los colores de su paleta, en su composición, sus imágenes… Le abrió el camino a su etapa más original. Sus viajes a Israel, Grecia y otros lugares en los que estuvimos, le aportaron colores más fuertes. Montevideo puede ser muy gris…

“Es una etapa relevante de Gurvich la que se expone en San José”

 _ En la exposición del Espacio Cultural se ven bocetos y después las obras culminadas. Hay gatos, otros animales, y esas escaleras recurrentes en sus pinturas.

_ Él absorbía muchas cosas del mundo cotidiano,  y las plasmaba en sus cuadros. También hay elementos y símbolos, que representan temas más teológicos, filosóficos… La escalera puede ser la de Jacob (tema bíblico) o la escalera del vecino que se sube al techo para repararlo.

_ Es polisémico, como todo lo de Gurvich… Vemos la mesa del “Almuerzo en el Cerro”, pero algún crítico decía que esas mesas “iban a volar”, como también lo harán otros objetos y  personas en sus pinturas del último período.

_ Torres García le enseñó a estructurar la obra, a plasmar todo de forma equilibrada, con la paleta, el tono… Eso fue muy importante, pero después Gurvich precisaba volar…

_ …¡Y voló!

_ El equilibrio está en sus obras. Nunca desentona, pero ya no está la estructura ortogonal torresgarciana.

_ Los personajes del Cerro que leen el diario, que almuerzan, que están en la playa, se tornan muy cercanos para el que los mira…

_ Son todos vecinos del barrio. “El manco” aparece mucho. Era un emblemático cuidador de las casas del Cerro. Los niños le temíamos….

Es lindo acercar un barrio de Montevideo a una ciudad del interior. Es una etapa relevante de Gurvich la que se expone en San José.

_¿Qué proyectos tiene la “Fundación Gurvich”?

_ La Fundación tiene 16 colecciones que quiere mostrar en el máximo de instituciones y museos posibles. Ocho colecciones son de Gurvich y ocho de otros (45) artistas, del TTG. Nuestra idea es crear un circuito en el interior del país, con un grupo selecto de 6 o 7 lugares adecuados para exposiciones de este nivel. Queremos cada año llevar una muestra.

Martín Gurvich con el artista Osvaldo Leite, en Montevideo, Uruguay,  junio 2020

_Vives en Bélgica…

_ Sí, pero voy cuatro veces por año a Uruguay. Ahora por el COVID-19 fui por dos semanas, pero me quedé cuatro meses… Cuando regrese a Uruguay en noviembre, iré por dos meses para ver qué circuitos podemos hacer con estas colecciones.

(*) José Gurvich (Lituania, 1927-EE.UU., 1974). 

………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………….

 

 

Esta entrevista se publicó el sábado 19 de setiembre de 2020 en la pág. 13 del periódico «Visión Ciudadana», de San José de Mayo, Uruguay.

Fotografía que encabeza esta página: Martín Gurvich (en segundo plano, foto de José Gurvich). Esta y la fotografía en la que Martín Gurvich está en el taller del Artista Osvaldo Leite en el Parque Rodó, en Montevideo en junio de 2020, fueron gentilmente enviadas por el entrevistado.

Las  fotografías de cuadros, fueron tomadas por mí en la exposición «José Gurvich y el Cerro», en el Espacio Cultural San José.

                 

 

Información de Contacto

San José de Mayo, Uruguay

Follow by Email
Instagram